Ecuador camina sin rumbo, con incertidumbre y desconcierto

Francisco Herrrera/EcuadorInmediato

Los periodistas Orlando Pérez y Carlos Rabascall realizaron un análisis acerca de la realidad política que se vive en el Ecuador y ambos coincidieron en que el país camina “sin rumbo, con incertidumbres y desconciertos”. Lamentaron que varios temas de interés nacional no se manejen a profundidad desde algunos sectores en medios de comunicación y se dejen llevar por la coyuntura.

“El momento actual tiene varias lecturas conforme desde dónde se lo vea porque yo observo que en la prensa en general, tanto en la privada como en la pública, la lectura es catastrófica, parecería que todo se derrumbó y que hay que construir todo de nuevo porque parece que los últimos 10 años fueron un desastre total y es doloroso que los periodistas asuman un rol casi que de inquisidores, jueces”, comentó Pérez.

Desde su punto de vista, lo que hicieron con Carlos Ochoa, exsuperintendente de la Información y Comunicación, fue terrible al seguirle hasta cuando se fue de la Asamblea Nacional. “Fue denigrante, después todos los tuits de los medios y periodistas que, cuando están en los medios se portan políticamente correctos, eran de ‘can’ para arriba le trataron a Ochoa”.

“Me parece que es una situación muy compleja que tiene que ver con algo central que es que hay una crisis política porque no sabemos para dónde va este país, hacia dónde quieren ir las autoridades, hasta dónde quiere llevarle la oposición al país y qué escenario están construyendo los medios de comunicación en general”, lamentó. Alegando que esas acciones solamente tienen un objetivo y es que se crearán muchas especulaciones sin ninguna garantía para la ciudadanía común y corriente.

En cambio, para Rabascall, coincidiendo con Pérez, afirmó que hay una crisis en lo político, institucional y en lo económico. “No se visualiza un rumbo. Hemos estado en medio e introducidos en una agenda de carácter político donde nos han distraído de los temas importantes que tiene que tratar el país. ¿Por qué se ha dado esta agenda si se supone que Rafael Correa y Lenín Moreno provienen del mismo ADN político o por lo menos así lo suponíamos y lo pensábamos?”.

“Pero ya había un punto de quiebre sin que aún se lo visibilizara, pero a partir de junio o julio comienza a intensificarse esta polarización de lado y lado. El expresidente (Rafael) Correa criticaba que se estaba traicionando los principios de Alianza PAIS, incluso, las propuestas del plan de Gobierno y Lenín Moreno comienza a tener un discurso en su estilo, pero focalizando el tema en que la mesa no estaba servida y de la corrupción”, mencionó.

Continúa leyendo