Mayo del 68: contra toda expectativa

Carla Almeida Ortiz

En la década de los 60, Europa y el resto del mundo fueron partícipes de los cambios que se estaban suscitando en la época,  la guerra fría, la crisis de los misiles del 62, la guerra de Vietnam, el asesinato del Che Guevara, entre otras ocasionó una conciencia colectiva, la cual se evidenció en la música, la pintura, la escritura, el cine y algunos movimientos que surgieron como el hippie, a través de los cuales, muchas veces, se realizaba una crítica al sistema capitalista que se había apoderado de las sociedades ofreciéndoles un mercado de consumo (de masas) y dejando de lado a la individualidad. En el sector económico Francia había pasado de la prosperidad económica a un deterioro de su situación económica, el número de desempleados iba creciendo y los jóvenes eran los más afectados.

Con esto como antecedente se gestó el movimiento estudiantil de mayo del 68, que se dio como una serie de protestas cuando un grupo de estudiantes que participaban en una manifestación en contra de la guerra de Vietnam fue detenido. Para pedir su liberación otro grupo de estudiantes se dirigió a la Universidad de Nanterre para ayudar a los detenidos, es aquí cuando aprehenden a uno de los máximos líderes, con esto se une a la lucha la Universidad de La Sorbona (principal universidad en Francia) y es clausurada por el gobierno.

Luego se da lo que se llamó “la noche de las barricadas” en el Barrio latino, donde se concentraron cientos de jóvenes y obreros, los mismos que impidieron la entrada de la policía y enseguida se llama a una huelga general que paralizó a toda Francia durante los meses de mayo y junio de 1968, congregando a 10 millones de manifestantes entre estudiantes y obreros que demandaban una reforma del sistema universitario, la liberación de los detenidos y aumento del salario de los empleados públicos.

La serie de protestas llegaron a su fin cuando se firmaron los acuerdos con Grenelle en el que se aceptaba la creación de secciones sindicales en las empresas, un aumento del 10% del salario, los estudiantes son liberados y la Universidad de Sorbona es reabierta.

Este mes se conmemora medio siglo de la lucha que se dio en Francia, estos acontecimientos marcaron un antes y un después dentro de la palestra social y política, debido a que fue entonces cuando los estudiantes tomaron la iniciativa, el poder y la dirigencia de estos grupos, buscando dejar a un lado los estragos que tuvieron de las guerras y expresar sus ideas y resistencia contra la guerra de Vietnam. Una juventud que buscó dejar atrás todos los tapujos de la época, todo el liberalismo que se venía dando, una juventud que quiso dejar de ser ignorada y reclamó ser escuchada.

A pesar de que fue una manifestación que convocó a millones de ciudadanos debido a su carácter espontáneo, lo que logró fue una solución parcial de algunos problemas, pero no condujo a un proyecto concreto ni duradero, pues la forma y el fondo neoliberal de las políticas económicas de Francia están más vigentes que nunca. Si la crisis que llevó a esas protestas se entiende desde la condición fluctuante de la economía capitalista, no transformar las contradicciones del sistema capitalista resulta en un inminente retorno del mal tiempo.