El cine GLBT en busca de su universalización

Galo Betancourt

Marina busca una respuesta. Pero es tan difícil encontrarla, cuando hace pocos días su vida se destrozó de repente.  Un paro cardiaco la separó para siempre del hombre que ama. Y solo le queda encontrar “algo” que su ex pareja, Orlando, dejó olvidado en un sauna al que solía ir regularmente.

Ella piensa que ese “algo” podría ser un mensaje que le ayude a sobrellevar su difícil situación. Marina entra un tanto nerviosa al sauna y, por supuesto, se dirige al vestidor de mujeres.  Sin embargo, debe ir al de hombres para abrir el casillero de Orlando. Decidida se transforma en Daniel (así la nombraron sus padres cuando nació) y traspasa una nube de vapor que separa los dos vestidores.

ff.png

Esta es una de las escenas más logradas de la película: “Una mujer fantástica (Chile, 2017), que nos enfrenta a la construcción social y cultural del género. Y, a la par, presenta un drama en el que cualquier ser humano podría identificarse.  

Trailer Una mujer fantástica:

https://www.youtube.com/watch?v=g4yKx1IpBZ8

Call be by your name (2017, nominada al Óscar a Mejor Película ) y Una mujer fantástica (2017, ganadora del Óscar a Mejor Película Extranjera) son dos producciones que atrajeron a la Academia por sus historias universales.

Trailer Call me by your name:

https://www.youtube.com/watch?v=gzEyLe5gqFA&t=26s

Gracias a la plataforma que ganaron al ser parte de la ceremonia más importante del cine comercial, han podido ser difundidas en varios países como el nuestro y aún se proyectan en algunas salas de cine. Más allá de eso, su particularidad radica en que traspasaron la barrera, que podría significar el activismo, y se convirtieron en auténticas obras emblemáticas.

Dos formas distintas de contar una historia de amor

Aunque en teoría las dos películas podrían pertenecer a una temática parecida, en realidad son disimiles. Si bien las dos tienen como eje el amor, estructuran sus historias de forma distinta.

En Call me by your name, el amor nace como un hermoso encuentro. Es inesperado e inevitable. Esta película tiene la particularidad de que nos traslada hacia la seducción y la pasión juvenil de sus personajes. La trama es tan envolvente que lo que menos resalta es que sus personajes mantengan una relación homosexual. El espectador vive una historia apasionada y frustrante, así como los amores fugaces, que comienzan de imprevisto y tienen un breve final.

Una mujer Maravillosa, en cambio, relata cómo Marina enfrenta los días posteriores a la muerte de Orlando, en medio de los prejuicios que aún existen en Chile contra las personas transgénero.

La historia no se cuenta desde agresiones homofóbicas más terribles que han terminado con la vida de tantos miembros de la comunidad GLBTI. Lo más doloroso de la cinta es que en lo cotidiano se discrimina al diferente, especialmente al que ha optado por otra preferencia sexual, tanto por el prejuicio como por la moral o “doble moral” de la sociedad.

Esa carga sobre Marina es tan fuerte que parece un huracán. En una de las escenas de la producción, ella persiste caminando por una calle de Santiago, a pesar de la fuerza brutal del viento.

Escena:

https://www.youtube.com/watch?v=-DdjkY-Mlbs

El objetivo de Marina es asistir al entierro y funeral de su novio y varias veces reclama: “es un derecho humano básico el despedirse de una persona cuando se muere”. Sin embargo, ella enfrenta a la familia de Orlando, que representan a una sociedad conservadora y llena de prejuicios, que lo único que ve en ella es: “una aberración”

Resumiendo: Call me by your name, propone una historia de amor perdida entre el verano italiano y Una mujer fantástica, un drama urbano, donde Marina vive un duelo por demás difícil.

En el año 2011 tuve el honor de ser parte del jurado del festival “Lugar sin límites” http://www.elugarsinlimites.net/, que presenta producciones de todo el mundo sobre temáticas GLBT.  Fue muy grato poder observar cintas activistas y otras que son verdaderas obras de arte.

Los dos caminos son absolutamente válidos para acercarnos como sociedad a otras realidades, que aunque no pueden ser la nuestra, también son parte del mundo en el que vivimos. Un diálogo de Una mujer fantástica, entre Marina y Sonia, la  ex esposa de su novio Orlando, ironiza justamente sobre ese encuentro tan necesario:

  • Sonia: (Sorpresa)… es que llevo casi un año tratando de imaginar cómo es tu cara (Marina)?
  • Marina: Como ve, carne y hueso.