Por Pedro Pierre

La historia de los pueblos se parece a un largo parto doloroso donde la vida y la verdad terminan ganando. Casi 50 años después del comienzo de la dictadura de Augusto Pinochet, los chilenos logran una mayoría de representantes progresistas para redactar una nueva constitución y enterrar la que el dictador les había impuesto. En México, los indígenas zapatistas no sólo resisten a la colonización neoliberal sino que, desde 1994, mantienen un gobierno autónomo en su territorio del Chiapas. Además han decidido visitar a pueblos y organizaciones sociales de Europas que luchan por otro mundo posible. No es el caso de Palestina cuyos ciudadanos sufren desde más de 70 años bombardeos horrorosos de parte de Israel que le quiere arrebatar su territorio ancestral. Veamos este difícil parto de los pueblos.

EN PALESTINA CAÍN SIGUE MATANDO A ABEL

Desde unos 10 días nos quedamos horrorizados por los bombardeos de Israel en el pequeño territorio de Gaza en Palestina. A la fecha (19 de mayo) son más de 213 los muertos palestinos entre ellos 61 niños y 36 mujeres. Los heridos suman más de 1,400. Han sido destruidos más de 70 edificios y 700 viviendas, sin hablar de escuelas, carreteras e infraestructuras severamente dañadas. Es la lucha desigual y mortal del perro contra el tigre: ¡Caín vuelve a matar a Abel! frente a la mirada mundial atónita. “Sólo tengo 10 años. Lloro cuando veo esto cada día y me preguntó a mí misma ¿Qué hemos hecho para merecer esto?”, dijo una niña palestina.

Son 73 años de invasión y destrucción por parte de Israel, posibles porque Estados Unidos y Europa amparan a Israel por mantener, mediante su complicidad, el control del petróleo y de los países del Medio Oriente. En vano la ONU (Organización de las Naciones Unidas) condenan Israel año tras año: con el veto que se ha acordado, EE.UU. impide la aplicación de tales resoluciones. Desde 1967 la ONU exige a Israel retirase de los territorios que ocupa ilegalmente y el 7 de mayo pasado declaró “que las expulsiones forzosa de familias palestinas son un crimen de guerra y violan el Derecho Humanitario”.

La invasión de Palestina por Israel comenzó en 1948 cuando la mismo ONU, impulsada por Inglaterra y Francia, permitió a un movimiento religioso-político de judíos fundamentalistas y fascistas ocupar la mitad del territorio palestino sin el consentimiento de estos últimos. Desde esa época Israel no ha dejado de invadir más espacios dejando a los palestinos sólo el 15% de su territorio ancestral. Más, Israel, en su locura colonialista, ¡sueña con ocupar el Medio Oriente del río Nilo de Egipto hacía el río Éufrates de Irak más allá de Jordania y Siria incluidos!

En cuanto a los palestinos llegamos a la catástrofe humanitaria. En total son unos 13 millones de habitantes, pero solamente viven en su país con libertad limitada en su propio 4 millones, mientras 5,4 millones en campos de refugiados tanto en 2 provincias del país como también en Siria, Líbano y Jordania. Los demás 3,6 están dispersos por el planeta. ¿Hasta cuándo la tan mentada “Comunidad Internacional” estará permitiendo tal genocidio? En cuanto a la religión, 90% son musulmanes y 10% cristianos, en convivencia pacífica desde siglos.

Este conflicto comenzó por unas protestas contra el desalojo de familias palestinas en un barrio de Jerusalén Este, en favor de colonos judíos. Jerusalén Este es una parte de la ciudad ocupada y anexionada ilegalmente por Israel, según el derecho internacional. Los ultranacionalistas judíos desafían regularmente la prohibición de entrar en la explanada del templo de Jerusalén, estando en territorio palestino, lo que provoca tensiones con los palestinos. Otro factor de tensión es la policía israelí que controla los accesos a la explanada y prohíben en cualquier momento el acceso a este lugar sagrado. En este ciclo de violencia 10 personas isrealies han perdido la vida, entre ellos un niño.

Se entiende el reclamo en la ONU del canciller palestino que compara a Israel a un “ladrón armado” que “aterroriza” al pueblo palestino: “Destruye nuestros hogares, oprime a nuestra gente, generación tras generación, década tras década, y luego reclama un derecho a la seguridad que nos niega”. Mientras tanto el primer ministro israelí advierte que “van a continuar pagando caro, todavía no ha acabado”. Esto significa “el fin del Estado de derecho y legitimación del racismo” (Slavoj Zizek). El director del Comité Internacional de la Cruz Roja lamenta: “La intensidad de este conflicto es algo que nunca habíamos visto antes”. La Asociación ‘Reporteros sin fronteras’ acaba de enjuiciar al gobierno de Israel en Corte Penal Internacional de La Haya, Holanda, por crímenes de guerra. Papa Francisco llama a la paz entre palestinos e israelíes para que cese la “inaceptable” escalada de la violencia en la Franja de Gaza. Sostiene el presidente turco que “toda la humanidad debe unirse contra el Israel ocupante que ataca santuarios”, ya que no solo afecta a la población palestina, sino a “todos los musulmanes, cristianos y la humanidad toda”. “La masacre sigue hoy”, dijo secretario general de la ONU, Antonio Guterres. El Consejo de Seguridad de la ONU y la mayor parte de los países del mundo apoyan la solución de dos Estados: Israel y Palestina, y rechazan la destrucciones y ocupaciones anexionistas. Pero Israel se opone a tal solución y el gobierno de los EE.UU. ha obstruido por años los esfuerzos diplomáticos al respecto. ¡Además unos días antes del conflicto EE.UU. vendió a Israel ‘armas de precisión’, acaba de informar The Washington Post.…!

Son innumerables las organizaciones solidarias, unas en Ecuador, que actúan en favor de los derechos de los palestinos, exigiendo a los países, en particular lo que controlan las decisiones de la ONU, a dar término al genocidio, al apartheid contra los palestinos y a la ocupación militar de sus tierras ancestrales por parte de Israel. Han tenido en numerosos países, inclusos latinoamericanos, manifestaciones contra las actuales actuaciones criminales de Israel. En París una pancarta decía: “Realmente Israel es terrorista”; en Madrid: “El silencio de unos es el sufrimiento de otros”.

Dejemos de quedar indiferentes y pasivos frente a tales atropellos… La vida y la verdad están en el amor. Recordemos la afirmación de la carta de Juan: “Quien diga que cree en Dios, y no ama a su prójimo, miente”.

EL MENSAJE DE LOS ZAPATISTAS: “NUESTRO NORTE ES EL SUR”

¡Las carabelas regresan a Europa… para unirse a sus fuerzas vivas! Hay noticias que poco se comunican y ésta es una de ellas. Representantes del Pueblo Zapatista de México están viajando en barco a Europa para reunirse con un centenar de grupos y organizaciones sociales de Europa. Esta gira tiene como lema: “Travesía por la Vida”. El grupo está conformado por 7 personas de los Pueblo originarios maya y azteca: 4 mujeres de 17 a 39 años, 2 varones de 37 y 47 años y una persona transgénero de 39 años. Prevén quedarse unos 4 meses en visita de unos 27 países. Han salida de su tierra, El Chiapas, a finales de abril y piensan llegar en España a mediados de junio.

La meta es “abrazar luchas, compartir resistencias y aprender historias, geografías, calendarios y modos”. Quieren decir que “en el mundo que sentimos en nuestro corazón colectivo, hay lugar para todas, todos, todoas. Simple y sencillamente porque ese mundo sólo es posible si todas, todos, todoas, luchamos por levantarlo… Nos unen los dolores, las rabias y los anhelos: nos duelen los dolores de la tierra, la violencia contra las mujeres, el desprecio a los diferentes en su identidad afectiva, emocional, sexual, el racismo; el militarismo, la explotación, el despojo, la destrucción de la naturaleza… El verdugo es un sistema explotador, patriarcal, piramidal, racista, ladrón y criminal: el capitalismo… que no es posible reformar ni educar o humanizar… Nos une el compromiso de luchar en todas partes para sustituirlo por completo. La supervivencia de la humanidad depende de la destrucción del capitalismo… Toda pretensión de homogeneidad y hegemonía atenta contra la esencia del ser humano: la libertad. La igualdad de la humanidad está en el respeto a la diferencia… Son muchos los mundos que viven y luchan en el mundo… La lucha por la humanidad es mundial porque la destrucción en curso no reconoce fronteras, nacionalidades, banderas, lenguas, culturas, razas… ¡Despertemos!”.

No pretenden imponer nada, sino escuchar, mirar y aprender maneras diferentes de luchar por la vida. Han previsto que otros encuentros se programarán para visitar a los demás continentes. Europa es sólo el primer destino.

¡Despertemos!… como han despertado Bolivia, Venezuela y Cuba, como están despertando Colombia y Chile… No nos dice otra cosa el papa Francisco: Despertemos frente a la destrucción catastrófica de la naturaleza, la plaga de las migraciones con sus secuelas de innumerables muertes, la violencia contra las mujeres, la discriminación de los negros y los indígenas, la corrupción descarada… El mismo papa denuncia que el sistema capitalista es la causa principal de estos males y que se fortalece por nuestra ceguera, nuestro individualismo y nuestra pasividad. También insiste el papa que los protagonistas del cambio social serán, seremos principalmente los pobres conscientes, organizados y valientes.

El papa Francisco tiene mucha esperanza en la Iglesia de América Latina, matriz de la teología de la liberación y animadora de una nueva evangelización. Por este motivo ha convocado para noviembre próximo en México una Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe. La meta que nos propone es revisar los compromisos tomados en la 5ª Conferencia Episcopal Latinoamericana de Aparecida, Brasil, en 2007. Allí los obispos nos invitaban a ser “discípulos misioneros” mediante una gran misión continental al servicio del Reino… Para reavivar este ‘fuego sagrado’ del Espíritu en nosotros, el papa quiere no una nueva Conferencia Episcopal, sólo de obispos, sino una Asamblea Eclesial con todas y todos los bautizados. El lema propuesto es: “¡Todos discípulos misioneros en salida!” afín de responder todos a los mayores desafíos de nuestro sufrido continente. Nos invita a escuchar y dar respuestas a los gritos de los pobres y de la naturaleza.

El Consejo Episcopal Latino Americano (CELAM) con sede en Bogotá invita a todos los bautizados a reunirse para aportar desde nuestros grupos, comunidades y parroquias en la preparación de un documento de trabajo. Se trata, en un primer tiempo, de “mirar la vida de nuestros pueblos de América latina y el Caribe y destacar los aspectos que nos interpelan”. Una segunda etapa descubriremos que son llamados de Dios a entender a la luz de las palabras y el ejemplo de Jesús: su Reino busca superar todos los atropellos que sufren los pobres y la naturaleza. Luego iremos encontrando caminos nuevos que sustituyan hechos y estructuras que destruyen las personas y la naturaleza e impiden el crecimiento del Reino. El papa nos convoca a “una triple conversión: personal, comunitaria y social”.

Nuestro país necesita de un gran despertar tanto en lo social como en lo eclesial. La pandemia ha sido la gran oportunidad que el sistema capitalismo supo aprovechar a lo máximo para arrinconarnos, separarnos, aislarnos, explotarnos, asustarnos, matarnos… Vamos a tener un nuevo gobierno capitalista que priorizará la acumulación de riquezas en pocas manos por encima de todo y a costa de todos y de la misma naturaleza. ¡Despertemos! a una vida nueva, una conciencia crítica, una conversión cristiana, una renovada fraternidad, una organización social que transforma las actuales estructuras de explotación, dominación y engaño. Junto al despertar de nuestros pueblos, del pueblo zapatista en particular, emprendamos juntos una gran “travesía para la vida”, uniendo nuestros “dolores, rabias y anhelos” para construir un Ecuador donde quepamos todas, todos y todoas… porque somos orgullosos que “¡nuestro norte es el sur!”

Por Editor