Goldfinger (Conversación ficticia)

Álvaro Samaniego|

TERE: Oye, Maite, ¿te acuerdas del dinero electrónico? MAITE: Cierto, a los tiempo que oigo hablar de eso. TERE: Nos dijeron que el Socialismo del Siglo XXI le estaba robando […]

¿Botox para Quito?

Álvaro Samaniego|

Hace mucho tiempo leí una crónica producida en México cuya finalidad era alertar que las mujeres jóvenes de esa enorme ciudad acudían a negocios clandestinos para mejorar las formas de […]

Negar padre y madre como estrategia política

Álvaro Samaniego|

Esta manera de actuar se usaba cuando era imposible evadir la responsabilidad en un acto no santo. A saber, si un joven estudiante era descubierto haciendo trampa en un examen, […]

El efecto “empanada de viento”

Álvaro Samaniego|

La política ecuatoriana está dominada por el efecto “empanada de viento”: lo que manda es la masa. Inflamada, redondeada, dorada y enorme. No se discute el relleno que, en este […]

¡Plata botada!

Álvaro Samaniego|

Mi abuelita decía, en casos en que merecía el comentario: “plata botada”. Me explico: tres títulos superiores y los más altos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador […]

Michelena y el lobo

Álvaro Samaniego|

No se habrán olvidado de “Pedro y el lobo”, ese cuento infantil fundamental de cualquier antología. Cuenta la historia que un joven pastor prendía la alarma del peligro de un […]

Ensayo sobre la posverdad

Álvaro Samaniego|

La presentación de la candidatura de Cynthia Viteri a la Alcaldía de Guayaquil, promovida por Jaime Nebot, y apoyada por el “medio público” El Telégrafo, de frente, sin tapujos.

La muerte por inanición de la marca país Ecuador

Álvaro Samaniego|

Dejar que la marca país “Ecuador ama la vida” muera por inanición es una de las peores decisiones del gobierno de Lenín Moreno y, de muchas maneras, es un síntoma de adolescencia política, algo parecido a la popular ‘edad del burro’.

De viejas taras y nuevas perturbaciones

Álvaro Samaniego|

Un periodista que escribe en su cuenta de Twitter algo semejante a: “El gobierno debe…” está en deuda con uno de los principios básicos de la comunicación social: mantener la independencia.

La reportería o el periodismo de riesgo

Álvaro Samaniego|

Todos quienes hemos oficiado alguna vez de reporteros enfrentamos riesgos. Las noticias que conseguí son porque esas balas no me encontraron en su camino.